Blogia
POLERAS.COM: EL BLOG DE ALEXIS IBARRA

Mientras escribo

Así se llama el libro del prolífico Stephen King (publicado en Chile por Random House, bajo la editorial Plaza y Janés Editores).

Lo compré por ese bichito que tengo de escribir un libro.

Ahí el amigo King cuenta como ciertos hechos de sus nuñez marcaron su personalidad perseverante hasta lo obsesivo y como ya desde pequeño sentía la necesidad de escribir lo que sea: desde el pasquín del pueblo o de la escuela (el Village Vomit) hasta cuentos donde su madre era la protagonista (notable es la referencia al cuento de la familia que falsifica estampillas coleccionables canjeables por productos del supermercado y como se trastornan pegandolas en los ábumes, con la lengua verde para tener una casa nueva).

King cuenta cómo sus primeras incursiones en el mundo literario fueron fracasos que no lo derrumbaron. Días tras día escribía a las revistas literarias (en ese tiempo populares y variadas, cuna de varios eximios escritores actuales) pero pocas veces recibía respuesta y cuando una carta llegaba era con un "lo siento".

Cuando algo de fama le llego con Carrie, hizo un experimento: mandó uno de sus cuentos rechazados a una revista en la que le habían respondido "Su cuento es muy bueno, pero no calza con nuestra línea editorial".

Esta vez la respuesta fue positiva. Lo que quiere decir que no hay línea editorial que no se estire.

Recomiendo el libro para todo aquel que tiene el bichito de escribir. Encontrará buenos consejos de cómo pulir tus herramientas literarias y hasta cómo lidiar con editores (pasando por cosas tan practica de cómo encontrar un buen lugar y una buena hora para escribir).

Además lo pasarán bien, ya que el libro esentretenidpisimo.

Acá una frase para el bronce, relacionado con los díalogos de los personajes;

Escribir adverbios es humano, escribir "dijo" es divino.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres