Blogia
POLERAS.COM: EL BLOG DE ALEXIS IBARRA

Los nuevos formatos de compresión

Es como pisar con energía un basurero lleno de papeles para que quede espacio para echar más basura. Así – aunque con más inteligencia que fuerza bruta- funciona la compresión de datos computacionales.

La historia no es nueva. Desde los comienzos de la era del cómputo los expertos han escudriñado la forma de reducir la cantidad de bytes que consumen los archivos.

A comienzo de los noventa, cuando los PCs salieron de los laboratorios y llegaron a algunos hogares y empresas, y el negro DOS era el software que controlaba el cerebro del PC, un pequeño programa llamado ARJ (ftp://ftp.leo.org/pub/comp/os/dos/arcutils/arj250a.exe) nos permitía comprimir nuestros archivos utilizando líneas de comandos.

No pasó mucho tiempo para que el formato ZIP comenzara a convertirse en el estándar de la industria.

Cuenta la leyenda que en 1986, un joven de 23 años llamado Phillip Katz sentado en la cocina de la casa materna escribió un código que permitía comprimir y descomprimir datos rápida, y lo que es más importante, sencillamente.

Ahí nació PKZip (la P y la K son por Phillip Katz), el producto detrás de la idea, que comenzó a masificarse debido, entre otras cosa, a su gratuidad.

Tiempo después y con la llegada del exitoso sistema operativo Windows 95, PKZip abre pasó a WinZip 95, el programa que consolidaría al formato de compresión ZIP como el más popular. Lamentablemente, Phil Kazt falleció el año 2000 a la edad de 37 años (www.esva.net/~thom/deadkatz.html), conociendo sólo parte de la fama de su creación.

El zip es, en estos momentos, el formato más usado para comprimir y descomprimir archivos, al punto que Windows lo incluyó en Windows XP, su más reciente sistema operativo para las masas.

Eso significa que para descomprimir archivos en Windows XP, ya no es necesario tener un programa especial. Basta con hacer doble clic sobre el archivo ZIP para ver su contenido y, posteriormente, descomprimirlo.

Para comprimir hay que seleccionar el o los archivos e ir al menú Archivos de la capeta y seleccionar “Enviar a/ Carpeta Comprimida (en Zip)”. La misma operación se puede realizar seleccionando los archivos y, luego, haciendo clic derecho para obtener un menú desplegable que ofrece la opción “Enviar a/ Carpeta Comprimida (en Zip)”.

En Mac la supremacía la ha tenido el formato HQX y el programa más usado es el StuffIt que ya va en su versión 8.0, y que Aladdin Systems, la empresa fabricante, también tiene una versión para Windows (que no funciona tan bien).

Para la anécdota, detrás de Stuffit también está el genio creador de un lolo de 15 años que en 1986 creó un incipiente programa para Mac. Su nombre Raymond Lau (www.raylau.com)

Una nueva oleada

Si antes comprimir servía para ahorrar espacio en los minúsculos discos duros de antaño (para hacerse una idea un videojuego actual ocuparía uno o discos duros antiguos), ahora la compresión de archivos es la panacea para enviar datos de un lugar a otro de la red.

Por eso no es de extrañar que con las nuevas redes de intercambio de archivos y con la llegada de la banda ancha, también nacieran nuevos formatos de compresión.

Uno de ellos es RAR (www.rarlab.com), un formato nuevo que viene a competir con el Zip. Un punto a su favor -cuentan sus creadores- es que puede transformar grandes archivos en varios ficheros pequeños comprimidos. Además de que puede recuperar mejor archivos dañados.

No es raro encontrar en la red archivos con extensiones r01, r02, ro3. Ellos son archivos comprimido en formato RAR que han sido dividido en archivos más chicos. Para abrirlos hay que tener la secuencia completa de archivos y abrirlos con el programa WinRar.

Otro de los formatos nuevos es ACE que promete mayor rango de compresión a una menor velocidad. El programa más utilizado para este tipo de formato es WinAce, de la compañía.

En esencia, los nuevos programas cono WinAce y WinRar permiten comprimir y descomprimir archivos de distintos formatos, asignar contraseñas, utilizar la función drag and drop (arrastrar y soltar) para hacer más fácil su uso, dividir los archivos en partes pequeñas para, por ejemplo, almacenarlos en varios disquetes de 1,44 MB.

La cosas han cambiado. Si antes se comprimía para ahorrar espacio, la premisa ahora es consumir menos recursos de internet.

Y, gracias a los nuevos desarrollos, ya tenemos software y formatos para regodearnos.

Cómo se comprime

La compresión de datos se lleva a cabo utilizando algoritmos (complejas ecuaciones matemáticas) que reconocen patrones de datos en los archivos y los reducen para obtener un archivo de menor tamaño.

En otras palabras, en vez de decir “hay un niño vestido de rojo, hay un niño vestido de rojo, hay un niño vestido de rojo”, el software de compresión traduce eso a “hay tres niños vestidos de rojos”.

El software de compresión reduce los patrones de datos repetidos, pero luego sabe cual es su posición y su versión original al hacer el proceso inverso, es decir, la descompresión.

Generalmente el texto se puede comprimir en un 40%, y los archivos gráficos entre un 20% y 90%, aunque las tasas de compresión dependen del software utilizado.

La compresión no sólo funciona en datos, también se utiliza en música y video. Ahí se utiliza pequeños programitas llamados Codec que interpretan el material comprimido. MPEG y MP3 son archivos comprimidos.

En Internet:
Software antiguo para comprimir:
www.leo.org/information/computer/software/bezug/bezug_software_en.html
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

new balance -

Stars are less than the place of darkness! Smile more places are less trouble! There is a lonely place! Less lonely when the mood is good! When I'm in a good mood all good! Let us forget all the troubles! Every day happy!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres